2 Estrategias para Dejar las Pastillas para Dormir – Hipnoticos

Hipnoticos - ¿Cómo dejarlos?
¿Cómo dejar las pastillas para dormir?

Los hipnoticos o las famosas pastillas para dormir, son un grupo de fármacos destinados a tratar la incapacidad para dormir, es decir el insomio. Pero el principal problema que tienen se deriva de su mecanismo de acción y de un fenómeno llamado tolerancia. Y así es como las personas terminan adictas y no logran entender como dejar las pastillas para dormir.

El fenómeno de tolerancia se define cuando una persona consume una droga de forma sostenida en el tiempo y el cuerpo se habitua a ella. De esta forma se requiere una dosis más elevada para producir el mismo efecto que antes. Es por esto que son tan peligrosas las pastillas para dormir, y no se deben usar como automedicación. Lamentablemente muchas personas ya son adictas a los hipnoticos (y a tantas más) y no pueden dejar de consumirlos. Si lo intentasen, sufrirían un grave insomio (mejor conocido como síndrome de abstinencia), más intenso que el que manifestaban antes de iniciar el tratamiento. Al final del día caerán nuevamente en el consumo de las pastillas para dormir de lo mal que se sienten.

¿Cuántos tipos de hipnoticos hay?

Para entender como dejar las pastillas para dormir es necesario saber que existen diferentes hipnoticos y que cada uno produce algo distinto. Los más usados son los derivados de las benzodiazepinas y aquellos llamados hipnoticos Z. Entre los derivados de las benzodiazepinas se incluyen:

  • Clonazepam
  • Triazolam
  • Alprazolam
  • Bromazepam
  • Loprazolam
  • Lorazepam
  • Lormetazepam

Por otro lado, entre los hipnoticos Z, los más usados son la zoplicona y el zolpidem.

Existen algunos fármacos que a veces se utilizan como hipnoticos como ciertos medicamentos antidepresivos o el clometiazol, que suelen tener un efecto sedante. Los barbitúricos ya no se usan para tratar el insomio por su baja seguridad; se han dado muchos casos de sobredosis y han provocado muchas muertes. Una alternativa más natural a estos fármacos son ciertos productos de venta libre en farmacias, como la tila, melatonina, valeriana y ciertos antihistamínicos con propiedades sedantes. Sin embargo, estas sustancias caen por fuera del círculo de los hipnoticos.

Formas de dejar los hipnoticos

El proceso para desligarse de los hipnoticos es sumamente delicado. Se debe hacer de manera lenta y supervisada por un profesional dentro de lo posible.

Hay dos formas de hacerlo:

  1. La primera es descontinuar el consumo de forma progresiva, por lo que se empieza por pequeñas reducciones de 0.25 mg que duran 2 a 4 semanas, según el estado del paciente. Si el consumo era bajo al comenzar a dejarlo, es preferible usar la regla del 25%, reduciendo ese porcentaje (de 1 mg a 0.75 mg por ejemplo) cada 2-4 semanas por vez. Así se continua cada período (0.5 mg cuando se llega a mitad de tratamiento por ejemplo) hasta cesar el tratamiento. Las últimas reducciones se pueden hacer más rápidamente, pero siempre depende del avance del paciente. El cerebro cada vez más deprivado de la droga puede generar muchísimos problemas; es importante estar atento y consultar un especialista ante cualquier problema
  2. La segunda manera de hacerlo es no consumir las pastillas todos los días, es decir hacerlo en días alternados. Así se evita sobresaturar el sistema del cerebro asociado a la adicción. Después de pasado varias semanas, se debe poder tomar la pastilla solamente una o dos veces por semana, como máximo. Cuando haya equilibrado su consumo y hayan pasado unos meses aproximadamente, puede combinar con la técnica anterior o tratar de usarlo solamente en ocasiones especiales. Consulte a un especialista cuál es su mejor opción.

Contraindicaciones

Existen muchas contraindicaciones y efectos secundarios; la principal es la adicción de estas drogas. Lamentablemente muchos profesionales las utilizan sin darle toda la información al paciente, o directamente ellos se automedican siguiendo indicaciones sociales.

En ciertos casos estos hinóticos no se deben usar:

  1. Mujeres embarazadas, sobre todo durante el primer trimestre de la gestación.
  2. Pacientes alcohólicos, pues la asociación de alcohol e hipnoticos potencia los efectos.
  3. Personas que sufren apnea del sueño, porque el problema se agrava.

Síntomas del síndrome de abstinencia

Una retirada brusca de los hipnoticos porque no se sabe cómo dejar las pastillas para dormir es la peor solución. Muchas personas que consumen por ejemplo Clonazepam 0.5 mg como automedicación aprenden de esto de la peor manera.

Cuando se suspende el tratamiento, y peor en personas que desarrollaron tolerancia y adicción, pueden aparecer varios síntomas:

  • dolor de cabeza
  • ansiedad
  • angustia
  • intranquilidad
  • irritabilidad.

Suelen estar muy asociados a los síntomas que provocaron el consumo en un primer momento. Esto hace que sea casi imposible resistirse a consumir nuevamente; es una catarata de sintomatología que descarga el cerebro para que se lo vuelva a medicar. En casos graves se pueden desarrollar síntomas como calambres, alucinaciones, intolerancia a la luz, y hasta convulsiones.

El cerebro se vuelve incapaz de procesar todas las señales que antes no recibía por estar sedado. Nunca ayuda a la recuperación el consumo abusivo de alcohol y otras drogas, sufrir de otras patologías psiquíatricas, ni que anteriormente se haya consumido dosis muy altas.

El uso prolongado de las benzodiazepinas tampoco es deseable. Puede llevar a efectos indeseados, como la mala memoria, el deterioro de las capacidades cognitivas, problemas emocionales, depresión, ansiedad y la famosa adicción.

¿Qué puedo hacer después de dejar las pastillas?

Existen algunas opciones para ayudar al tratamiento que tan estresante llega a ser:

* Relajación para dormir mejor. Practicar meditación y tácticas de relajación han mostrado ser muy útiles, aunque sus efectos no llegan a ser suficientes y se deben acompañar con otras técnicas.

* Consejos para dormir mejor. Comprenden acciones y hábitos que se deben incorporar, y se debe ser muy estricto con ellos.

* Restricción de sueño para dormir mejor. Como permanecer menos en la cama y poder llegar cansado y listo para dormir cuando debe.

* Plantas para dormir mejor. Las opciones naturales son muy diversas; los conocimientos botánicos pueden ayudar a tratar el insomio con productos de venta libre en farmacias.

* Control de estímulos para combatir el insomnio. Por medio de terapia psicológica se abordan estímulos y problemas asociados a los rituales al irse a dormir.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*